Un día entre viñedos en Vilaflor

Un día entre viñedos en Vilaflor

Una vez más nuestros alumnos de español pasaron un maravilloso día entre los famosos viñedos más altos de Tenerife en el municipio de Vilaflor.  Nuestra alumna y colaboradora Elisha Ramage – que está pasando un año en Tenerife para aprender español -nos ha descrito su experiencia que compartimos aquí con vosotros:

Una Bodega Canaria

Durante nuestra última excursión con Bla! fuimos a “El Lagar de Chasna” en Vilaflor. Esta bodega produce varios vinos, como blanco afrutado y seco, rosado afrutado, tinto barrica y tinto joven. Su viñedo tiene una altitud de 1242 metros – que significa que es uno de los viñedos más altos en España. Los viñedos tienen una edad de entre 30 y 100 años de edad y solo reciben el agua de la lluvia.

Los dueños fueron muy amables y nos hicieron un recorrido de la bodega. Vimos un antiguo lagar de madera, los lagares actuales (que son muchos más modernos) y por supuesto, los viñedos. Nos explicó todo el proceso de vitivinicultura, desde la vendimia hasta el embotellado, y las diferencias en los métodos de hoy y aquellos del pasado.

Después, nos sentamos afuera bajo el sol para probar el vino. En el nombre de la cultura, yo probé todos los vinos, pero el que más me gustó fue el rosado, a causa del sabor afrutado y dulce. Comimos tortilla, tostaditas con almogrote, dátiles con queso de crema y pan con jamón serrano. Pasamos unas horas allí, charlando en español, bebiendo, comiendo y disfrutando de la vida canaria. ¡Todo el mundo se lo pasó genial!

 

Canarian Bodega

For the last Bla trip, we went to “el Lagar de Chasna” in Vilaflor. This bodega produces various wines, such as fruity, and dry white wine, rosé, barrelled and young red wine. Their vineyard is at an altitude of 1242 metres, making it one of the highest in Spain. The vineyards date from 30 to 100 years old and rely solely on rainwater.

The owners are very friendly, and gave us a tour of the bodega, which included a traditional wooden wine press, the current barrels (which are far more modern) and of course the vineyards. They explained the process of their winemaking, from picking the grapes to bottling, and the differences in the methods they use today, and those of the past.

Afterwards, we sat outside in the sunshine to try the wine. In the name of cultural, I tried each type of wine, but the one I liked most was the rosé, because of its sweet and fruity taste. We also had some tapas, including tortilla, toast and almogrote (a type of pâté made from strong cheese, peppers and garlic), dates with cream cheese and bread with serrano ham. We spent a few hours there, chatting in Spanish, drinking, eating and enjoying the canarian lifestyle. A good day was had by all!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR